El GPS en agronomía

Posted on Actualizado enn

EL GPS, Global Positioning System, está basado en una constelación de 24 satélites, denominada NAVSTAR, que fue creada por el Departamento de Defensa de los EEUU a principio de los años 80 y que orbitan a algo más de 20.000 km de altitud.

El objetivo era conseguir un sistema pasivo de navegación radioeléctrica capaz de calcular las coordenadas de un punto en cualquier instante, independientemente de si se usaba uno u otro vehículo, de las condiciones climatológicas y de la localización de ese punto.

Las órbitas de los satélites, perfectamente calculadas, permiten que en cualquier lugar de la tierra siempre existan 4 o más satélites visibles, de modo que pueda situarse de forma casi exacta ese punto en el espacio.

Con la actual tecnología, los receptores GPS son tan pequeños y económicos que se emplean en multitud de tareas: en aviones, en barcos, en vehículos terrestres, en teléfonos móviles… y su precisión puede llegar a ser milimétrica.

FUNCIONAMIENTO

El sistema GPS delimita las coordenadas de un punto a partir de la distancia de ese punto a distintos satélites (mínimo 4). Es muy sencillo. Ya que cada satélite tiene un radio de emisión que forma una esfera, si juntamos dos esferas (dos satélites) estos radios de emisión se cortarán formando una circunferencia, si añadimos otro ya tendremos dos puntos en el especio y, si al fin se añade un cuarto, conoceremos de cual de esos dos puntos se trata. Por ejemplo: si estamos a 21.000 km del satélite A, a 23.000 km del B, a 20.300 km del C y a 21.500 km del D, ya conocemos nuestra situación exacta en el planeta.

USOS EN AGRONOMÍA

Existen diversas aplicaciones a nivel agrícola, como por ejemplo:

– Realización de muestreos de suelos: para ubicar los puntos del muestreo.

– Recolección con maquinaria automática: el sistema GPS permite  la recolecta de grandes extensiones de cereal con cosechadoras automáticas, es decir, sin conductor.

– Monitoreo de cultivos: de forma que podemos conocer exactamente, por ejemplo, cuál es el ejemplar, de los miles de árboles de un cultivo, que tiene un problema de fertilización.

Gracias al GPS y a las posibilidades que nos brinda, podemos establecer una agricultura de precisión que reduzca considerablemente las pérdidas y aumente los beneficios, manteniendo siempre nuestro compromiso con el medio ambiente y aumentando su calidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s