Euphyllura olivina

Posted on Actualizado enn

Esta pequeña psila es un insecto bastante fácil de ver en nuestros olivos. No suele causar problemas en las cosechas, pues no llega a tener demasiada importancia, por su escasa presencia, o por verse afectado por tratamientos contra otras plagas.

El adulto no supera los 3-4 mm, tiene alas, es de un color verdoso y no segrega cera. Las larvas tienen forma globosa y un color verdoso-amarillento y están rodeadas por unos filamentos céreos que le proporcionan un aspecto algodonoso. En cuanto a los huevos, suelen estar en el envés de las hojas de brotes en crecimiento, son elípticos, de color anaranjado y tienen un pequeño pedúnculo que los sujeta al árbol.

Tras hibernar, reinicia su actividad a finales de invierno o principios de primavera, que es cuando se reproduce y realiza las puestas. Cuando aparecen las ninfas (mayo-junio), estas comienzan a alimentarse en su lugar de nacimiento hasta trasladarse a los botones florales y yemas axilares.

Es una plaga algo escandalosa debido a las secreciones algodonosas que crean las ninfas pero que causa daños muy poco importantes. Solamente cuando la colonización es intensa puede restar vigor a los brotes (debido a las picaduras de los insectos), mermar algo la producción (en el caso de la primera generación, que afectaría a las flores) o restar capacidad fotosintética (por la aparición de negrilla debido a las secreciones de melaza).

Puede controlarse de manera biológica con el uso de depredadores (sírfidos y crisopas) y un parasitoide (Encyrtus euphyllurae). En producción integrada se recomienda no tratar, a no ser que estemos ante fuertes ataques (gran porcentaje de los botones florales cubiertos), que puede actuarse con el uso de dimetoato en pulverización, tratando de mojar bien toda la masa algodonosa.

Muy importante conocer que los tratamientos químicos no tienen sentido después de la aparición de las flores si se va a tratar de aceituna para aceite. Si es oliva de mesa si, pues la presencia de negrilla afecta a calidad del fruto). Aunque repito, a no ser que se trate de ataques graves no es necesario su tratamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s