Lucha biológica

Posted on Actualizado enn

Fruto del desarrollo agrícola vivido en las últimas décadas, han desaparecido un enorme número de plantas silvestres de nuestros campos. La recuperación de áreas “no cultivadas” es un importante objetivo para el control de plagas en agricultura, pues suponen un hábitat óptimo para las aves e invertebrados que se alimentan de ellas, además de proporcionar funciones de protección para el cultivo y el medio ambiente.

La Agricultura ecológica trata de crear unas condiciones adecuadas para que enemigos naturales (pájaros, lagartijas, arañas, insectos, nematodos, virus, bacterias, hongos) estén presentes de forma natural, y en cantidad suficiente, con el fin de ser capaces de realizar un correcto control de plagas.

Los insectos caracterizados como enemigos naturales o fauna auxiliar pueden ser divididos en parasitoides o depredadores.

INSECTOS PARASITOIDES

Cuando son larvas, los insectos parasitoides se alimentan del interior de los individuos adultos o de los huevos. La mayor parte de los parasitoides son avispillas o mosquitas y atacan a orugas de mariposa, pulgones, larvas de escarabajos y moscas.

Las familias con un papel más importante para el control de insectos plaga son los bracónidos (destacan Apanteles glomeratus – que ejerce un control muy efectivo sobre las orugas de la col- y los dípteros Opius concolor, Pachycrepoideus vindemmiae y Diachasmimorpha longicaudata), los ichneumónidos (parasitan sobre todo larvas y crisálidas de lepidópteros), los afelínidos (controlan lepidópteros, cochinillas, mosca blanca, pulgón, psilas, etc., dentro de ellos se encuentra el género Encarsia, que contribuye al control de la mosca blanca) y los tricogramáticos (controlan plagas como Ostrinia nubilalis, Heliothis sp. o gusanos grises).

En cuanto a las moscas, la familia de los taquínidos es la más importante, pues controla lepidópteros, chinches y larvas de escarabajo.

Todos los estados de desarrollo de los insectos plaga están sujetos al ataque por parasitoides.

INSECTOS DEPREDADORES

Son aquellos que en estado de larva o adulto matan al insecto plaga mediante un ataque directo, además, requieren de un gran número de presas para alimentarse. Suelen ser generalistas (se alimentan de insectos de distintas especies) y, por ello, son hábiles para controlar distintos insectos plaga.

Existe una gran variedad de depredadores que pueden mantenerse en los setos. Entre los “escarabajos” pueden destacarse las siguientes familias:

  • Carábidos: las larvas y los adultos de esta familia son importantes depredadores, especialmente de orugas, pupas y adultos de lepidópteros. Suelen ser nocturnos y se establecen en lugares protegidos y con cierta humedad, por lo que se ven muy favorecidos por la presencia de setos y cultivos de cobertura.
  • Estafilínidos: son depredadores de huevos y larvas de mariposas y otras plagas que se alimentan de follaje. Su tamaño es de entre 0,7 y 25 milímetros.
  • Coccinélidos: depredan tanto en estado adulto como en estado de larva, entre otros a pulgones y cochinillas. La mariquita se encuentra dentro de esta familia.

En otro de los grupos de enemigos naturales podemos enmarcar a los “chinches”. Estos tienen un aparato bucal chupador mediante el cual se alimentan de áfidos, huevos y otros insectos de cuerpo blando. Podemos destacar:

  • Antocóridos: suelen localizarse en las flores y depredan ácaros y trips (30 – 40 al día). A esta familia pertenece el género Orius.
  • Míridos: entre ellos encontramos a Dicyphus tamaninii y Macrolophus caliginosus, que contribuyen al control de mosca blanca en cultivos hortícolas al aire libre.

Otro grupo pertenece a la familia de las “crisopas”, insectos de color verdoso, con alas transparentes y muy venosas. Sus larvas son depredadoras de áfidos, aunque también atacan a otras plagas agrícolas, como escamas, psílidos, ácaros, huevos de mariposas, etc. Pueden alimentarse también de néctar y polen, por lo que es fácil encontrarlos en zonas naturales con presencia de hierbas, arbustos y árboles.

También hay “moscas” depredadoras de insectos nocivos, como las de la familia de los sírfidos. Son de pequeño tamaño, colores negros, café, metálicos, verdes, amarillas, naranja… por lo que es muy sencillo confundirlas con abejas o avispas. Ponen los huevos entre las colonias de pulgones para que sus larvas tengan de qué alimentarse. Estas son muy voraces, llegando a consumir un pulgón por minuto. Los adultos se alimentan de néctar y polen, por lo que también tienen un importante valor como polinizadores.

Existen otros enemigos naturales muy importantes en el control de plagas, como las hormigas, las arañas, las mantis y las avispas.

BIBLIOGRAFIA

Buenas Prácticas en Producción Ecológica, Funcionalidades de los setos. Gloria Guzmán Casado y Antonio Alonso Mielgo, MARM 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s