El paisaje vegetal de Sierra Espuña

Posted on

El paisaje vegetal es fruto de la evolución y es un proceso en continuo cambio y transformación. Surge con motivo de factores geológicos (movimiento de placas tectónicas, forma del terreno por la erosión, orogénesis…), edáficos (salinidad del suelo, pH, cantidad de materia orgánica…), climáticos (viento, temperatura, lluvias…), bióticos (competencia entre especies) y antrópicos (acción del hombre).

PISOS BIOCLIMÁTICOS

Debido a que el paisaje depende de altitud, clima y relieve, se ha dispuesto una clasificación en función a los pisos bioclimáticos presentes en Sierra Espuña (establecida por Rivas-Martínez), donde se destacan las comunidades vegetales más llamativas que aparecen en el Parque, así como su localización.

Piso termomediterráneo (0-500 m)

En las zonas de solana se presenta un pinar abierto, acompañado del típico sotobosque mediterráneo. Este hábitat aparece por todo el Parque, excepto en las zonas más altas y en las umbrías.

Está caracterizado por el Pino Carrasco (Pinus halepensis), junto con arbustos como el lentisco (Pistacia lentiscus), la coscoja (Quercus coccifera), el espino negro (Rhamnus lycioides), la jara blanca (Cistus albidus) y la genista (Genista scorpius), matas como el esparto (Stipa tenacissima) y el romero (Rosmarinus officinalis) y algunas hierbas vivaces que aparecen en la estación primaveral.

En las zonas habitadas, El Purgatorio, El Berro, Mortí, alrededores del Canal Trasvase Tajo-Segura y Malavariche, entre otras, se pueden encontrar cultivos de secano y de regadío como almendros y vid de mesa, además de campos de cebada o trigo, servales, nogales, chumberas, moreras, cerezos y otros frutales de hueso.

En la parte baja de ramblas y barrancos la vegetación se torna densa y hacen acto de presencia especies como el baladre (Nerium oleander), la zarzamora (Rubus ulmifolius), el espantalobos (Colutea arborescens) o la zarzaparrilla (Smilax aspera).

Piso mesomediterráneo (500-1300 m)

La mayor parte de la superficie del PRSE pertenece a este piso boclimático y, por tanto, hay una gran variedad de tipos de vegetación.

El hábitat predominante es el típico pinar que caracteriza al Parque, formado por Pinus halepensis  y su sotobosque; pero en este caso, la vegetación se torna más frondosa y densa y, con ello, aparecen otras especies. Tal es el caso de la aldelfilla (Bupleurum fruticosum), la madreselva (Lonicera implexa) o la Rubia peregrina.

En prados marginales, y especialmente en las zonas de umbría, aparece el lastón (Brachypodium retusum), una gramínea de interés especial para la recuperación de espacios mediterráneos degradados.

Cerca ya de los 1000 m de altitud encontramos un paraje denominado “Los Pinos Donceles”, en el que se puede presenciar un denso bosquete de pinos piñoneros que alcanzan una gran altitud debido a la proximidad de los pies. Es por esto que no hay apenas sotobosque, y la mayoría del suelo permanece cubierta por acículas secas de los propios pinos. Este pequeño enclave es herencia de uno de los viveros fijos que se instalaron en Sierra Espuña  durante sus repoblaciones.

A partir de los 1000 m empiezan a hacerse cada vez más notables ejemplares sueltos y pequeñas manchas de encina (Quercus rotundifolia) y quejigo (Quercus faginea), que ya en el Collado Pilón y cerca de la Casa Forestal de La Carrasca forman un bosquete mixto con Pino carrasco.

En la zona de acampada conocida como “Campamento de los exploradores”, aparecen bastantes ejemplares de madroño, otra de las especies características del bosque mediterráneo, que en este lugar tiene especial representación.

En espacios más húmedas, como Fuente Rubeos o la Fuente del Hilo, se puede observar el típico bosque mediterráneo de rivera, en el que además de las especies que aparecen en cotas inferiores, tambien podemos encontrar chopos (Populus alba, P. nigra), olmos (Ulmus minor), almeces (Celtis australis) y sauces (Salix sp.).

En lugares donde hay una mayor humedad e incluso aparecen fuentes o pequeñas acumulaciones de agua, se hace patente la presencia de tréboles, hiedras, helechos como el culantrillo,  musgos, colas de caballo (Equisetum arvense) o juncos (Scirpus holoschoenus).

Entre los 1200 m y los 1300 m de altitud el Pino carrasco comienza a desaparecer en favor del Pino rodeno (Pinus pinaster), que encuentra a estas alturas un lugar adecuado para poder desarrollarse adecuadamente.  Lo acompañan rosales silvestres (Rosa canina), terebintos (Pistacia terebinthus) y madreselvas, entre otros.

Piso supramediterráneo (1300-1700 m)

A medida que ascendemos por el Parque el sotobosque que acompaña a los pinos rodenos varía, y en él se encuentran especies como el cantueso (Thymus membranaceus), la dedalera (Digitalis obscura) o el eléboro (Helleborus foetidus), aunque la presencia de estos, y de otras hierbas que acompañan al pinar, es bastante menor que en cotas inferiores.

Entre el matorral de cumbres destaca la salvia (Salvia lavandulifolia), el endrino (Prunus spinosa), el gordolobo (Verbascum thapsus) y la sabina mora (Juniperus phoenicea). Esta última, ha colonizado parte de la ladera norte del Morrón de Alhama, formando un denso bosque. Sobre los 1400 m, entre el Morrón de Espuña y el Pedro López, podemos encontrar una mancha considerable de pino blanco (Pinus nigra).

En la umbría del Morrón de Alhama, a unos pocos metros al este del bosquete de sabina mora, hacen acto de presencia unos árboles de hoja caduca cuya mejor representación en la región se da en este enclave, por lo que se encuentran clasificados como “en peligro de extinción”. Se trata del Arce de Montpellier (Acer monspessulanum).

En los roquedos, donde tan solo unas pocas especies pueden sobrevivir, se pueden encontrar hiedras (Hedera helix), el pinillo de oro (Hypericum ericoides) o la flor de la estrella (Lapiedra martinezii), esta última un endemismo de Sierra Espuña.

 

BIBLIOGRAFÍA

  • Sierra Espuña: Su historia y naturaleza. Guía ambiental para visitantes. Filo Provencio Ruiz y Manuel Águila Guillén. 1991.
  • Figuras para la protección de Áreas con interés natural en la Región de Murcia. Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. 2004.
  • Flora básica de la Región de Murcia. Francisco Alcaráz Ariza y col. 1998.
  • Aula de Naturaleza “Las Alquerías”, cuaderno del profesor. Ecoespuña. 1996.
  • Morfología vegetal, cuaderno del alumno. José Fernández-Rufete Reverte.
  • Los árboles y arbustos de la Península Ibérica e Islas Baleares. Ginés A. López González, 2001.
  • CARM Medio Ambiente, publicaciones: El Medio Natural del Parque Regional de Sierra Espuña, http://liferayagri.carm.es/web/guest/sierra-espuna/-/journal_content/56_INSTANCE_3UWw/14/87346
  • CARM Medio Ambiente, publicaciones: Ficha descriptiva del Parque Regional de Sierra Espuña, http://liferayagri.carm.es/web/guest/sierra-espuna/-/journal_content/56_INSTANCE_3UWw/14/85331

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s