Estomas

Los estomas son poros situados en la superficie foliar que permiten el intercambio de gases y cuyo diámetro varía por cambios en al turgencia de las células oclusivas.

Se encuentran en las partes aéreas de prácticamente toda la flora terrestre, incluyendo los esporofitos de musgos, helechos, gimnospermas y angiospermas. Aunque son más abundantes en las hojas, también se encuentran en otros tejidos verdes tales como tallos, frutos y partes de inflorescencias. Tienen a ser más frecuentes en la superficie inferior de las hojas.

El estoma consta de un poro u ostiolo rodeado de dos células oclusivas o de guarda en forma de riñón. Tanto la frecuencia como el tamaño pueden variar en función de la posición foliar y de las condiciones de crecimiento.

Los movimientos estomáticos dependen de cambios en la presión de turgencia, tanto de las células oclusivas como de las células epidérmicas adyacentes.

Cuando la turgencia y el volumen celular aumentan, la pared externa se alarga más que la pared interna, y las células oclusivas adquieren forma de arco (poros abiertos); cuando la turgencia disminuye, las células están más o menos rectas (poros cerrados).

FUENTES:

Apuntes de Fisiología Vegetal, ITA.

Anuncios

Ceratitis capitata

Díptero polífago que puede afectar gravemente a cítricos y frutales de hueso, además de a otras especies de frutales de pepita, caqui o vid. Se le conoce con el nombre de “mosca de la fruta”.

Su larva es ápoda y color crema y mide menos de un centímetro de largo. El adulto tiene las alas transparentes con manchas marrones, negras y amarillas y el cuerpo amarillento con pintas negras; los ojos son grandes y rojos.

Capaz de tener entre 5 y 10 generaciones anuales, puede pasar el invierno como pupa o como larva (siempre que encuentre hospedantes que fructifiquen en esa época). A final del invierno afecta a los frutos de los cítricos, posteriormente pasa a los frutales de hueso que antes maduran, y va intercalándose por entre los más tardíos en verano. A finales de otoño detiene su actividad para volver de nuevo a repetir el ciclo en invierno. Su desarrollo óptimo se produce entre los 15 y los 30ºC aproximadamente.

Causa daños en los frutos al pudrirse estos por la entrada de hongos a través de las picaduras realizadas por las hembras al poner los huevos en ellos.

Para su control pueden realizarse tratamientos químicos, biológicos y culturales.

El tratamiento químico consiste en la aplicación de un insecticida mezclado con un atrayente alimentario (proteínas hidrolizadas). En el caso de los cítricos se trata solamente la parte más soleada del árbol cada 5-10 días cuando se detecta la plaga tras cambiar de color los frutos. En los frutales, los tratamientos se realizan durante las últimas 4-5 semanas antes de la recolección, una vez por semana. Las materias primas a emplear son metil clorpirifos, azadiractin (en ecológico) o deltametrín.

En control biológico se emplean machos estériles que reducen las futuras generaciones. No se han encontrado, de momento, enemigos naturales eficaces.

En cuanto a medidas culturales, el trampeo masivo es la principal medida de control; se usan mosqueros cebados con atrayente más insecticida, a razón de entre 50 y 75 trampas/ha en función de si se trata de cítricos, frutales u otros. Los frutos afectados deben ser destruidos, nunca enterrados en el suelo ni abandonados en cualquier lugar.

Transgénicos: el maíz. Ventajas y desventajas.

¿Qué son los transgénicos?

Organismos a los que se les inserta material genético de especies distintas a la que pertenece mediante técnicas de ingeniería genética. Con estas técnicas, se trascienden las barreras reproductivas que existen entre las diferentes especies, haciendo posible que, por ejemplo, se le inserte un gen de bacteria a una planta.

¿Qué es el maíz transgénico?

Maíz modificado genéticamente mediante técnicas de ingeniería genética, con las que le han agregado genes de organismos lejanos a él. Las dos características más comunes en los maíces transgénicos actuales son: la tolerancia a herbicidas y la resistencia a insectos.

¿Cuáles son sus ventajas?

En primer lugar, el beneficio más notable es para el bolsillo de un agricultor. Aunque una semilla genéticamente modificada sea más costosa  (como las semillas Monsanto que pueden costar diez veces más que una normal), su uso promete semillas más fértiles que las convencionales.

Otro motivo beneficioso para las empresas que hacen uso de estas transformaciones es la resistencia a herbicidas, ya que su uso deja inmune al cultivo, atacando sólo a la flora ajena.

Muchas de estas plantas también están desarrolladas para sobrevivir a las plagas de insectos (uno de los elementos más destructivos en agricultura). El beneficio aquí reside en hacer uso de un menor uso de insecticidas en las plantaciones con estas variedades que se puede traducir a la vez en un menor impacto ocasionado al ecosistema y para la salud del agricultor que trata con ellos. El hecho de lograr cultivos resistentes, afecta de forma positiva a la tierra en cuanto a la reducción de su uso evitando su desgaste.

Según Sergi Viñals, técnico de consumo de la Organización de Consumidores y Usuarios de Cataluña, en el programa de RTVE, “Para todos la 2”, quiere dejar claro que para hablar de ventajas y desventajas de los alimentos transgénicos en la sociedad, y por ende, en la salud del consumidor, debemos tener clara la existencia de dos tipos de alimentos transgénicos: por una parte, aquellos que son modificados “para mejorar sus cualidades organolépticas y propiedades nutricionales como es el maíz transgénico vitamínico desarrollado por la Universidad de Lleida” y, por otra, aquellos alimentos que se modifican sólo con el fin que las plantaciones sean más resistentes. En el primer caso, sí que podría hablar de una ventaja de cara a la salud del consumidor, pero en el segundo no hay ventaja. Sin embargo, este tipo de alimentos con propiedades beneficiosas aún no han conseguido llegar al consumidor final, según explica Sergi Viñals.

¿Qué daño le hace al campo?

Los posibles daños al campo, que han sido comprobados, es que al introducirse transgenes a variedades nativas de maíz, éstas sufran una descompensación genética y fisiológica. Estas secuencias pueden llegar fácilmente al campo ya que el maíz es una planta que se poliniza fácilmente y por ello los maíces nativos o criollos pueden contaminarse con polen de maíz transgénico.

Por si fuera poco, las secuencias transgénicas están patentadas, por lo que si un agricultor presenta estas secuencias en su maíz, las que pueden llegar por polinización (cruza entre un maíz transgénico con uno no transgénico), las compañías que ostentan la patente pueden demandarlo. De hecho, hay ya varias demandas de compañías como Monsanto contra agricultores locales, que pasan de víctimas de la contaminación, a acusados de plagio. Los juicios son costosos y muy lejanos a la lógica y los recursos de los campesinos. Nuestra cultura tradicional es comunitaria; la otra es mercantil e individualista.

En el caso de contaminaciónpor transgénicos las consecuencias serían:

  1. Pérdida de los maíces nativos que por milenios han sido adaptados a diversos suelos, climas y humedades. Recordemos que tanto las variedades híbridas como las transgénicas dependen del material genético nativo para ser posibles. Un maíz híbrido pierde sus características de una cosecha a otra, se debilita y necesita de nuevo material que proviene de los maíces nativos.
  2. Imprecisión tecnológica: la imprecisión de la tecnología transgénica es tal, que pueden producirse daños genéticos que deriven en plantas y mazorcas deformes. Hay evidencia de que el polen de plantas transgénicas produce alergias o ciertos daños fisiológicos. La acumulación en el cuerpo humano podría provocar este tipo de efectos.
  3. El problema de la alimentación es particularmente grave, pues si los productores se inclinan por sembrar maíz para su venta y conversión a agrocombustible continuará la escasez de maíz blanco y se repetirán crisis como la de la tortilla de 2007, en México. Esto sin considerar los daños a la salud humana.

Por último, uno de los mayores riesgos actuales para el mundo, es que se contaminen los maíces nativos y la cadena productiva del maíz con transgénicos que producen sustancias no alimenticias y/o tóxicas como plásticos biodegradables, solventes, proteínas de uso terapéutico, antidepresivos, etc. A estos transgénicos se les conoce como biorreactores y ya existen en Estados Unidos y otros países, donde se está utilizando mucho al maíz para generar estas sustancias.

FUENTES

www.ecoosfera.com

www.marketing4food.com/alimentos-transgenicos-una-realidad-que-conviene-tener-en-cuenta/

www.pijamasurf.com

Principios de Propagación: Cómo Vencer la Inactividad

Las semillas de algunas plantas poseen mecanismos propios que ayudan a controlar el momento de la germinación; por ejemplo, muchas semillas no germinan a finales de otoño, cuando las condiciones no son favorables para el desarrollo de plantones, sino que quedan inactivas hasta que la temperatura y otros factores sean más adecuados. Esta inactividad se logra a través de varios medios, como la presencia de inhibidores químicos dentro de las semillas, las cáscaras de semillas duras que deben romperse o pudrirse antes de que la semilla pueda germinar, o la necesidad de la semilla de experimentar períodos fríos y calientes alternativos.

Se han desarrollado varios métodos horticulturales para vencer esta inactividad natural y que las semillas germinen más rápidamente.

Escarificación: la meta es romper la cáscara dura de la semilla y permitir la entrada de agua, acelerando así la germinación. Las semillas grandes de cáscara dura, como las de las leguminosas, pueden mellarse con un cuchillo. Las semillas más pequeñas se sacuden en un bote revestido de papel abrasivo o con gravilla.

Estratificación tibia:se emplea para las semillas de cáscara dura de muchas especies leñosas. Estas se colocan en un saco de plástico con volúmenes iguales de arena y mantillo o volúmenes iguales de sustituto de turba (o turba) y arena, y se almacenan a 20-25ºC durante 4-12 semanas. Seguirá una estratificación fría antes de la siembra.

Estratificación fría: se empapan las semillas durante 24 horas y se agregan a una mezcla de turba húmeda y arena en un saco de plástico o papel de filtro húmedo. Tras esto, se refrigeran a 1-5ºC durante 4-12 semanas hasta que comienza la germinación.

Requerimientos para la germinación: para germinar, una semilla requiere calor, aire, agua y, algunas especies, luz. El medio de desarrollo debe ser tierra fina capaz de absorber agua hasta la altura de las semillas colocadas cerca de la superficie. Para ayudar a esto, la tierra se afirma por medio de un prensador; en caso de que no estuviese prensada, habría bolsas de aire y las columnas de agua esenciales para el surgir capilar se romperían. La tierra no debe estar compactada ni tan húmeda que el aura no pueda penetrar; casi seguramente, las semillas no germinarán en una tierra sin aire ya que no podrán obtener oxígeno, vital para el desarrollo. Las tierras para semillas sólo contienen un cuarto del fertilizante que contienen las tierras para tiestos, y a menudo llevan fungicida para evitar las enfermedades de podredumbre por el pie.

Para obtener resultados de éxito, la temperatura para la germinación de la mayoría de las semillas debe ser de 20-30ºC; los propagadores con calefacción son útiles para mantener temperaturas constantes.

Las necesidades de luz varían durante la germinación: algunas semillas necesitan luz y otras se inhiben con ella. Si se desconocen las necesidades de luz/oscuridad, debe sembrarse a oscuras; si tras unas semanas no germinan, se colocarían las semillas a la luz.

FUENTES:

The Royal Horticultural Society, Enciclopedia de Jardinería.

Producción de Plantas Híbridas

Un híbrido es el organismo vivo animal o vegetal procedente del cruce de dos organismos de razas, especies o subespecies distintas, o de alguna o más cualidades diferentes

Al hibridar plantas es importante evitar la autopolinización. Para lograr una polinización cruzada controlada se eliminan los pétalos, sépalos y estambres de la flor madre femenina y se protegen las flores desnudas contra insectos, por medio de sacos de papel o plástico hasta que los estigmas de la planta femenina estén pegajosos y receptivos.

El polen, previamente recolectado de estambres secados al aire, se transfiere a los estigmas y, posteriormente, se vuelven a proteger las flores contra los insectos, hasta que se produzca la fertilización.

En los ovarios se desarrollarán semillas híbridas que se recolectarán cuando estén maduras.

Híbridos F1 y F2

Para quien busca uniformidad y cuasi-perfección, existen semillas híbridas F1 y F2 disponibles para algunas plantas, mayormente anuales. Tales semillas requieren una técnica de crianza compleja, lo que hace que sean más caras.

La primera generación que se produce al cruzar dos plantas de la misma especie, bien conservadas y genéticamente endogámicas, se denomina híbrido de “primera generación filial” o F1. Este proceso combina las ventajas de la mayor uniformidad resultante de la endogamia con el vigor que puede generar el cruce. Los híbrdos F1 son más vigorosos que los padres y crecen una uniformidad en las características de las flores, como el color y la forma, que rara vez ocurre con semillas de polinización abierta.

A veces dos cruces controlados de cuatro líneas seleccionadas se utilizan para producir híbridos de una “segunda generación filial” o F2, que conservarán algo del vigor y de la uniformidad de los padres F1, pero a menudo con otras características favorables menos evidentes en los F1.

FUENTES

The Royal Horticultural Society, Enciclopedia de Jardinería

Wikipedia

El Elixir de la Eterna Juventud: las Bayas de Goji

Cuenta la leyenda que el Goji es un arbusto que crece en los valles del Himalaya a unos 4000 metros de altitud. También que sus frutos son el secreto de los Hungas (conocidos por ser el pueblo más sano y feliz de la Tierra), cuyos ancianos puede llegar fácilmente a la edad de 130 años.

Pues bien, para desgracia de muchos, la realidad es bien diferente. A 4000 metros de altura la vegetación es poco más que herbácea, cosa impropia para mantener los inmensos cultivos de bayas rojas capaces de inundar los mercados de medio mundo. Y ya para colmo de males, la planta es pariente de nuestros tomates, pimientos y berenjenas, ya que pertenece a la familia de las Solanáceas; y prima hermana de nuestro Cambrón (Lycium europaeum), un arbusto típico de las ramblas y montañas de Almería, Murcia y Alicante.

En realidad, el Goji se cultiva en China, en las fértiles tierras del Río Amarillo; por tanto, ni son del Himalaya, ni son autóctonas, ni son salvajes; y dudo mucho que provengan de agricultura ecológica.

¿Y sus maravillosos efectos medicinales? Su lista de propiedades es inmensa, desde reducir el colesterol hasta ser un afrodisíaco infalible… Ok, pues según el director del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Granada, Emilio Martínez de Victoria, las bayas de Goji no tienen ninguna propiedad beneficiosa probada en estudios científicos extensos de intervención clínica en humanos. Contienen los mismos nutrientes que las frutas y verduras tradicionales. Eso sí, salvo ese importante efecto placebo que le añaden los nuevos pícaros y propagan los ingenuos.

FUENTES

es.wikipedia.org/wiki/R%C3%ADo_Amarillo

es.wikipedia.org/wiki/Bayas_de_goji

www.bayasdelgoji.es/

http://secretariageneral.ugr.es/pages/tablon/*/noticias-canal-ugr/2010/05/18/las-bayas-de-goji-contienen-los-mismos-nutrientes-que-las-frutas-y-verduras-salvo-aun-importante-efecto-placeboa