Ceratitis capitata

Posted on

Díptero polífago que puede afectar gravemente a cítricos y frutales de hueso, además de a otras especies de frutales de pepita, caqui o vid. Se le conoce con el nombre de “mosca de la fruta”.

Su larva es ápoda y color crema y mide menos de un centímetro de largo. El adulto tiene las alas transparentes con manchas marrones, negras y amarillas y el cuerpo amarillento con pintas negras; los ojos son grandes y rojos.

Capaz de tener entre 5 y 10 generaciones anuales, puede pasar el invierno como pupa o como larva (siempre que encuentre hospedantes que fructifiquen en esa época). A final del invierno afecta a los frutos de los cítricos, posteriormente pasa a los frutales de hueso que antes maduran, y va intercalándose por entre los más tardíos en verano. A finales de otoño detiene su actividad para volver de nuevo a repetir el ciclo en invierno. Su desarrollo óptimo se produce entre los 15 y los 30ºC aproximadamente.

Causa daños en los frutos al pudrirse estos por la entrada de hongos a través de las picaduras realizadas por las hembras al poner los huevos en ellos.

Para su control pueden realizarse tratamientos químicos, biológicos y culturales.

El tratamiento químico consiste en la aplicación de un insecticida mezclado con un atrayente alimentario (proteínas hidrolizadas). En el caso de los cítricos se trata solamente la parte más soleada del árbol cada 5-10 días cuando se detecta la plaga tras cambiar de color los frutos. En los frutales, los tratamientos se realizan durante las últimas 4-5 semanas antes de la recolección, una vez por semana. Las materias primas a emplear son metil clorpirifos, azadiractin (en ecológico) o deltametrín.

En control biológico se emplean machos estériles que reducen las futuras generaciones. No se han encontrado, de momento, enemigos naturales eficaces.

En cuanto a medidas culturales, el trampeo masivo es la principal medida de control; se usan mosqueros cebados con atrayente más insecticida, a razón de entre 50 y 75 trampas/ha en función de si se trata de cítricos, frutales u otros. Los frutos afectados deben ser destruidos, nunca enterrados en el suelo ni abandonados en cualquier lugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s