Obturaciones en emisores

Posted on Actualizado enn

am_79225_5430792_535848

El lento flujo del agua y el pequeño paso de los emisores facilitan la acumulación de materiales, obturando el sistema. La obstrucción se produce por la acumulación de materiales que reducen el paso del agua en los emisores, aumentando progresivamente hasta la obturación total. El problema es grave, lo que hace que deba ser estudiado previamente a la instalación del sistema de riego, contrarrestando preventivamente los futuros peligros de obstrucción.

Las PRINCIPALES CAUSAS DE OBTURACIÓN de goteros se esquematizan en:

Biológicas

Son las producidas por la acumulación de masas de macro y microorganismos. En ciertas condiciones los sistemas de riego localizado favorecen el crecimiento de algunas especies de bacterias que producen depósitos de óxidos de Fe y Mn, aumentando el potencial de obstrucción. En el caso de aguas de pozo, con 0,2 ppm el Fe es oxidado por bacterias creando depósitos en pocas semanas, produciendo problemas en filtros y goteros disminuyendo su capacidad de funcionamiento.

Físicas

En este grupo se incluyen todos los sólidos que el agua lleva en suspensión ya sean de origen orgánico (fitoplancton, algas y bacterias) o de origen inorgánico (arenas, limos, arcillas y otros).

La obturación orgánica por algas se produce frecuentemente cuando el agua es tomada de embalses a cielo abierto o de conducciones al aire libre. Las obturaciones por partículas inorgánicas en suspensión se producen cuando las tomas de agua se hacen directamente de pozos en los que el agua lleva en suspensión arenas, limos y arcillas.

Las obturaciones producidas por limos y arcillas son muy problemáticas debido a que se pegan a las paredes de las tuberías y goteros disminuyendo el paso del agua y aumentando el riesgo de obstrucción por otras causas. En los casos en que el agua lleve este tipo de partículas habrá de disponerse de los elementos necesarios para una decantación y posterior eliminación de las mismas, previamente a la entrada del agua al cabezal de riego.

Químicas

El agua de riego contiene cantidades variables de sales solubles que pueden precipitar en goteros y tuberías al evaporarse entre riegos. Si estas sales no se disuelven pueden llegar a obturar completamente los goteros.

Las obturaciones más comunes son las debidas a la deposición de carbonatos de Ca y Mg y sulfato cálcico, por contener el agua de riego, se elevan los niveles de iones calcio y bicarbonato o iones calcio y sulfato.

En otros casos, el agua de riego procedente de pozos lleva Fe y Mn en condiciones solubles. En contacto con la atmósfera, óxidos de hierro y manganeso precipitan obturando goteros y tuberías de riego.

La aportación de fertilizantes en el agua de riego es otra de las causas de obstrucción cuando no son utilizadas de forma correcta.

El análisis previo del agua de riego será imprescindible para poder tomar las medidas preventivas de futuras obturaciones

SOLUCIÓN AL PROBLEMA DE OBTURACIONES

Los problemas de obstrucción se deben a diferentes causas, por lo que generalizar las recomendaciones para corregir un problema de obstrucción no es la solución correcta. Es necesario actuar de acuerdo con el tipo o tipos combinados de obturaciones producidas.

Físicas

Revisión general del sistema de filtrado de la instalación y proceder a un lavado general. El mantenimiento periódico de limpieza en el sistema de filtrado será necesario a fin de mantener las características del medio filtrante.

Químicas

Muchos casos de obstrucción se pueden solucionar con tratamientos mediante ácidos. En casos muy severos los goteros pueden ser introducidos en soluciones diluidas de ácido y lavados individualmente. En casos severos, la aportación de ácido para bajar el PH hasta 1—2 podría ser suficiente. La cantidad de ácido necesario para bajar el PH puede conocerse mediante un pequeño ensayo anterior al proceso de limpieza. Los ácidos nítrico (principalmente) y clorhídrico son comúnmente utilizados. Dado el elevado potencial corrosivo de estos ácidos es necesario actuar con muchas precauciones en su manejo. Con carácter general, concentraciones del 4% en volumen para el ácido nítrico y 1—2% para el clorhídrico son suficientes para la limpieza de la instalación dependiendo de la severidad del problema. Para realizar la operación conviene hacer pasar la solución ácida hasta ver la salida por los goteros.

Mantener el paso de dicha solución durante 10 minutos aproximadamente, para la instalación durante 30—40 minutos. Posteriormente, con solamente agua, lavar toda la instalación dejando salir libremente por los ramales de goteo y derivados hasta que se vea limpia. La operación se repetirá si es necesario. En casos graves, la utilización alternativa de los dos ácidos mencionados dará una mayor seguridad en la limpieza. Se deben evitar los pasos de las soluciones ácidas por las partes metálicas de la instalación, sobre todo en el cabezal de riego.

Biológicas

Cuando la causa de la obstrucción sean algas o bacterias, los tratamientos deben ser a base de biocida, seguidos de lavados de tuberías y ramales de riego para limpiar la instalación de materia orgánica. Soluciones de hipoclorito (C1OH) son las utilizadas. Concentraciones de 200—500 ppm de Cl2 dependiendo de la severidad del problema podrían ser mantenidas en las líneas de riego durante 6-12 horas, después se procederá a lavar la instalación. Hipoclorito sódico o cálcico son utilizados, debiendo ser utilizados con precaución sin mezcla con ningún otro producto.

Para eliminar las algas de embalses a ciclo abierto se utiliza sulfato de cobre a concentración de 1-4 pprn de Cu según cantidad.

En algunos casos los depósitos de micro y macro—organismos se depositan encima de la arena de los filtros formando una capa impermeable que disminuye la función de filtraje. Cuando este problema se ha formado, el agua circula por galerías en cuyas paredes se forman nuevos depósitos hasta colmatar toda la arena. En estos casos la función de filtrado es nula.

Para solucionar el problema es necesario tratar la arena con hipoclorito (C1OH) 500—1000 ppm. durante 6—8 horas, después lavar mediante circuito inverso con agua limpia.

Conviene observar que la arena ha quedado limpiada adecuadamente. En caso contrario se debe sacar la arena del filtro y limpiarla fuera.

En otros casos, la arena se colmata con carbonato calcio impermeabilizándose. En caso de limpieza con ácido se debe estudiar la gravedad del problema pues una limpieza con ácido puede resultar más cara que el cambio de la arena.

 

PREVENCIÓN DE LAS OBTURACIONES FÍSICAS

La mejor forma de contrarrestar con eficacia los peligros de obstrucción por partículas físicas que el agua lleva en suspensión es filtrar el agua adecuadamente.

Dispositivos de desbaste

Existen distintos tipos de elementos más o menos sofisticados que pueden usarse para eliminar las partículas más gruesas. Las más sencillas consisten en rejas metálicas con separación entre barrotes de 3 a 10 mm. para desbaste fino. 10 a 25 mm. Para desbaste medio y 30 a 100 mm para pre desbaste. Según los contaminantes del agua se instalarán una o varias rejas consecutivas. Para su dimensionamiento, se tendrá presente que la velocidad de paso de agua entre 0,6 y 1 m/seg. Como elemento de desbaste más finos pueden citarse alcachofas de toma de bombas, alguno de cuyos modelos son autolimpiantes, cajoneras de bloques porosos de hormigón, etc.

Yark

Es una malla de gran superficie en la que el agua se aporta en cascada mediante lámina fina atravesándola. El filtro puede ser de una sola malla o de varias mallas con diferente paso (luz de malla) colocadas en sucesivas cascadas. Las láminas de malla se colocan con pendiente del l0%-15% y desagüe al final para lavado automático.

Generalmente son utilizados para prefiltrados anteriores a los cabezales de riego.

Depósitos de decantación

Se utilizan para eliminar por sedimentación sustancias arrastradas por el agua y que son más densas que ésta. Sirven para resolver dos problemas:

  1. Eliminar cantidades importantes de sólidos suspendidos, unidad primaria antes de la filtración.
  2. Eliminar hierro. En algunas aguas subterráneas el hierro está disuelto a causa de su bajo PH. Cuando el agua es eleva y se airea, el CO2 escapa y el PH aumenta, causando la oxidación del hierro y su precipitación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s