El Olivo (I), Introducción

Posted on Actualizado enn

Este es el primero de una serie de tres artículos donde hablaré del cultivo del olivo, visto siempre desde una perspectiva técnica y práctica.

olivos-teruel-aceite

El olivo es una especie perteneciente a la familia de las oleáceas, al igual que el fresno, el aligustre o el jazmín. Dentro de su género (Olea) podemos encontrar unas 25 spp distintas.

Se estiman unos 960 millones de árboles en el mundo, de los cuales 945 millones se cultivan en la zona mediterránea y 910 millones en secano, para un total de unas 9.000.000 has y una producción de 10.000.000 t de aceituna, estando el 90% destinadas a la producción de aceite.

España es el primer productor mundial (2.400.000 has; 90% secano; 3.500.000 t) y Andalucía la región con mayor superficie (1.450.000 has). Producimos el 30% del aceite del mundo y unas 400.000 t de aceituna de mesa.

El árbol es de tamaño medio, de unos 4-6 metros de altura, muy longevo y rústico y capaz de producir en condiciones extremas. Es polimórfico, con una transición del periodo juvenil a adulto de 5-8 años en caso de especies procedentes de semilla.

Su sistema radicular es fasciculado. El tronco duro y rugoso y color verde grisáceo. De los ramos (ramas de un año de edad) surgen los brotes de los que saldrán los frutos. Sus hojas son alternas, simples, con corto peciolo, de color verde brillante y mate. La flor es blanca amarillenta y viene en inflorescencias de  10 – 40 flores. Es andromonoico (de flores hermafroditas y masculinas), con polinización anemófila y auto fértil.

El fruto es una drupa de tamaño variable y color oscuro violeta en la madurez. Tiene hábito vecero debido a la competencia de asimilados, a lo que también se debe el aborto ovárico y la caída de frutos.

Su hábitat ideal es el clima mediterráneo, con inviernos benignos y veranos secos y calurosos. No suele ir bien en altitudes de más de 800 metros ni donde la media de las mínimas absolutas anuales sea inferior a 7ºC.

Los agentes meteorológicos que más le afectan son vientos fuertes y secos en la floración.

Es muy resistente a la sequía, aunque si se riega el rendimiento aumenta considerablemente. El óptimo de precipitaciones es de 650 mm/año para el cultivo en secano, siendo 200 mm/año el límite inferior.

Le van bien los suelos francos y ligeramente finos; una textura muy arenosa puede ser problemática en secano, aunque favorable en regadío; una arcillosa puede crear asfixias en regadío. La profundidad útil adecuada es de 1 – 1,20 metros.

El pH óptimo está entre 5,5 y 8,5 y es muy tolerante a la clorosis férrica.

Tiene una tolerancia media – alta a la salinidad, aunque en estas condiciones podría reducirse la cosecha.

En resumen, es una especie sensible al frío, al encharcamiento y a la asfixia radicular, muy exigente en calor y tolerante a la sequía y salinidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s