Imagen

El último temporal de frío, viento y lluvias acontecido en las regiones mediterráneas españolas está teniendo grandes repercusiones en la agricultura.

Por un lado, las intensas heladas y el granizo han causado daños en cultivos como almendro, melocotonero, albaricoque y/o cítricos, lo que va a suponer una merma en la producción.

Sin embargo, las lluvias traerán consecuencias muy positivas al suponer una recarga para los acuíferos y un riego adicional para los cultivos de viñedo y cereal.

 

Anuncios