Alimentos para desintoxicarse

La desintoxicación es una actividad fundamental en el cuidado de la salud; pues actualmente, la calidad de los alimentos que tomamos y del aire que respiramos favorece la acumulación de sustancias y partículas poco benévolas para la salud de nuestro organismo.

Antes de nada, vale la pena recordar que no hay mejor arma para combatir la intoxicación que los buenos hábitos, empezando por la moderación y un estilo de vida saludable. La mejor medicina es la prevención.

A continuación se presenta una lista de alimentos que pueden ayudar en el proceso de desintoxicación de nuestro organismo:

Manzana

Esta fruta tiene múltiples nutrientes y fitoquímicos que facilitan las labores de limpieza al hígado. Además, contiene una fibra soluble que ayuda a la eliminación de metales y aditivos. Pero, ¡atención!, es importante procurar que estas sean orgánicas, ya que las convencionales están cerca entre los 15 alimentos con mayor presencia de pesticidas del mundo.

Remolacha

Es rica en vitaminas B3, B6, C y beta-caroteno, además de minerales como magnesio, zinc y calcio.  Fortalece el hígado, y su alto contenido en fibras favorece la digestión, lo cual complementa las propias funciones de limpieza de nuestro organismo.

Algas

Son uno de los alimentos más ricos en anti-oxidantes; además, alcalinizan la sangre y fortalecen el tracto digestivo. Aunque, tal vez, su mayor cualidad desintoxicante sea su capacidad para absorber toxinas del tracto y permitir que sean removidas por el organismo.

Ajo

El ajo es uno de los más populares desintoxicantes. El hecho de servir como antibiótico, antiviral y antiséptico garantiza la eliminación de múltiples microbios, lo cual ayudará a la limpieza de las toxinas endógenas.

Alcachofa

Se ha comprobado que incrementan la producción de bilis en nuestro cuerpo y purifican y protegen el hígado. También se conoce su cualidad como estimulantes del flujo en los riñones, lo cual acelera el proceso de remoción de toxinas.

Limones, naranjas y Limas

Estos maravillosos cítricos ayudan a lavar el cuerpo de las toxinas y ponen en marcha el aparato digestivo con los procesos enzimáticos. También ayudan al hígado en sus procesos de limpieza.

Brócoli

Extremadamente abundante en antioxidantes, puede ayudar a estimular la desintoxicación de las enzimas en el tracto digestivo como ninguno otro alimento.

 Té Verde

Lleno de antioxidantes, el té verde no sólo lava las toxinas del sistema a través de su contenido líquido, también contiene un especial tipo de antioxidantes que aumenta la función hepática.

Aceites omega-3

Cáñamo, lino, semillas, aguacate o aceite de oliva ayudan a lubricar las paredes intestinales, permitiendo que el aceite absorba las toxinas y las elimine del cuerpo.

FUENTES:

www.pijamasurf.com

http://www.oxypowder.net

http://www.vitonica.com

Anuncios

Gran noticia para los atópicos

Están apareciendo diferentes estudios que avalan la teoría de que la dermatitis atópica es una infección por hongos, tal y como aseguran distintas personas que tras años y años de probar y experimentar con su cuerpo han conseguido poner fin a su problema, y gracias a las cuales he encontrado solución yo también.

Al parecer, el hongo Candida Albicans es el causante de la alta producción de IgE que estimula el picor, y el hongo Malassezia el que actúa en la piel dando lugar a la infección.

Si esto es así, el clásico tratamiento a base de inmunosupresores no es nada afortunado, pues ayuda a agravar el problema.

Aquí presento enlaces con los estudios:

http://www.intechopen.com/books/atopic-dermatitis-disease-etiology-and-clinical-management/fungus-as-an-exacerbating-factor-of-atopic-dermatitis-and-control-of-fungi-for-the-remission-of-the-

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC126862/

FUENTE:

http://curadermatitis.blogspot.com.es/

Mi historia con la DA

Imagen

Con el fin de iniciar mis estudios universitarios, allá por el año 2004, decidí mudarme a Murcia a un piso de alquiler junto a unos amigos. Como la enorme mayoría de los estudiantes, mis hábitos de vida cambiaron drásticamente, en especial los alimenticios. Pasé de una dieta saludable a otra basada en la ingesta de productos prefabricados y congelados. Esto, junto a un tratamiento médico, para mi incorrecto, fueron los desencadenantes de algo que acarreo desde ese momento: dermatitis atópica (DA).

En unos pocos días pasé de tener una piel envidiable a encontrarme con el cuerpo lleno de heridas y escamas que supuraban un líquido amarillento y que incluso sangraban debido a la sequedad y tirantez a la que estaba sometida mi piel. Apenas me podía mover.

Tras un mes de sufrimiento y búsqueda de un diagnóstico, empecé a tomar los ya famosos “corticoides orales” que todos los atópicos del mundo conocemos. Imagina cual fue mi sorpresa cuando en tan solo dos semanas volvía a estar como al principio, con mi piel totalmente limpia.

Pero la historia no acaba ahí, en unos pocos días empezaron de nuevo a aparecer los eczemas, aunque conseguía controlarlos a base de corticoides tópicos y no tópicos (en casos de extrema urgencia) y mucha fuerza de voluntad.

La enfermedad iba y venía, aparecía siempre a su antojo y sin motivo aparente (o eso pensaba yo…). Los tratamientos médicos, y el sedentarismo al que yo mismo me sometía al creer que lo que me provocaba la DA estaba en el ambiente, en la calle, ha hecho que mis articulaciones estén algo desgastadas, en especial tobillos y rodillas, y que mi cuerpo se resienta tras estos ya 8 años de búsqueda de una solución.

Hace dos años, tras un pequeño brote, empecé a indagar en internet y a relacionar hechos del pasado en busca de respuestas, pues ya estaba cansado de los médicos y, sobre todo, notaba que mi cuerpo no era el mismo. Esto me llevó a creer que mi problema está basado en la alimentación, aunque siempre viene ayudado por algún otro condicionante “externo” que desconozco.

Volví a hacer deporte de forma regular y empecé a mirar mucho qué alimentos formaban parte de mi dieta, intentando evitar al máximo aquellos con alto contenido de grasas y/o azúcares. Desde este momento mi cuerpo empezó a reaccionar de manera positiva, mis articulaciones comenzaron a desoxidarse, ya apenas noto molestia en rodillas y tobillos, perdí 14 kg., y mi calidad de vida mejoró de forma espectacular, aunque de vez en cuando surgía un pequeño eczema que desaparecía en poco tiempo con un poco de ayuda médica.

Gracias a la dieta que recomienda Felipe en su blog http://curadermatitis.blogspot.com.es/, al fin parece que he conseguido controlar completamente el problema, y sin uso alguno de ningún medicamento.