Emisores de riego

2012516123342Poster

Los emisores permiten la salida del agua con un caudal controlado. Son disipadores de presión, construidos especialmente para generar una perdida localizada.

De ellos se requiere:

  • Caudal uniforme y constante, que sean poco sensibles a la variación de presión.
  • Poca sensibilidad a las obturaciones.
  • Elevada uniformidad de fabricación.
  • Resistencia a la agresividad química y ambiental.
  • Bajo costo.
  • Reducida pérdida de carga en la conexión.

El gotero autocompensante

Este tipo de emisor permite el paso de un mismo caudal independientemente de las condiciones de presión existentes, siempre dentro de un intervalo.

En la siguiente imagen podemos ver la curva de presión/caudal de funcionamiento de uno de los goteros de este tipo que podemos encontrar en el mercado.

goteros

Para conseguir esta estabilización del caudal aun a presiones muy dispares, el gotero monta una membrana a la cual entra el agua haciendo presión tanto por la parte baja como por la parte alta, lo que hace que el flujo de caudal al exterior sea siempre el mismo una vez equilibrada la membrana gracias a la presión del fluido.

El gotero antidrenante

Se diferencia del gotero autocompensante en que la membrana interna es mucho más resistente, por lo que no permite el paso del agua si no hay una presión mínima determinada. Gracias a este sistema se consigue que las tuberías permanezcan llenas aun estando sin presión (sin funcionar el equipo de bombeo).

El gotero antisifón

El funcionamiento es el mismo que el del gotero autocompensante, solo que este modelo, una vez en reposo, apoya la membrana en una elevación del interior del gotero, lo que hace que se selle el paso del agua en sentido contrario y, por tanto, evita la entrada de agua o de sustancias no deseables en el interior de las tuberías.

Anuncios

Balance Agrario 2012

Productos españoles 3_tcm7-230433

La Renta Agraria Real se sitúa a niveles de hace 20 años.

Con este alarmante titular comienza el informe anual de la COAG de 2012, donde se detalla que el sector agrícola ha perdido casi un 30% desde la reforma de la PAC de 2003.

A pesar de estos datos, los Presupuestos Generales del Estado para 2013 reducen el apoyo al sector, con un tijeretazo de un 25,4% en el presupuesto del Ministerio de Agricultura, que ha bajado en cuatro años de 4.835 a 1.680 millones de euros para el próximo ejercicio.

En cuanto a los precios, aunque algunos sectores como el vino, el aceite de oliva, los cereales o las frutas y hortalizas han repuntado, la imposibilidad de repercutir el aumento de los costes al precio final ha limitado la rentabilidad de estas explotaciones.

Además, los pronósticos de la COAG en cuanto a perspectivas financieras de la UE en el periodo 2014 – 2020, anuncian unas pérdidas de entre el 11% y el 14% de los fondos agrícolas comunitarios.

Sin embargo, no todo es negativo, pues las exportaciones de frutas y hortalizas han crecido un 10% con respecto al año anterior, habiendo superado los 9.500 millones de euros según FEPEX.

Una década de despedidas en la Región de Murcia

15768940-vendimia-oxidado-abandonado-cosechadora-en-el-campo-viejo-arizona-ee-uu

En la Región de Murcia se han perdido casi 19.000 hectáreas de cultivos hortofrutícolas durante el periodo 2000-2010, de las cuales el virus del ladrillo se llevó por delante 2.700, según un estudio de la UPCT.

De todas ellas, 8.000 corresponden a cultivos hortícolas del Campo de Cartagena y Valle del Guadalentín. El resto conciernen a cultivos frutícolas, donde los problemas de agua en el periodo 2002 – 2008, y de virus como la Sharka, condicionaron la rentabilidad de los cultivos de hueso.

Estos cambios estructurales han derivado en un cambio significativo del mapa de producciones en Murcia en el capítulo de hortalizas. Hoy las brasicas, sobre todo el brócoli, constituyen la referencia superficial conjuntamente con los productos de hoja.

El brócoli alcanza casi el 25% de la superficie productiva de vegetales en Murcia, con una evolución considerable en los últimos años.

En general, todos los cultivos hortofrutícolas de Murcia han perdido superficie, en algunos casos de manera dramática y con una tendencia al olvido, como ocurre en tomate, albaricoque, ciruela y manzano. En el caso del albaricoque la situación es bastante alarmante, en 10 años ha perdido la mitad de su superficie y hoy alcanza 5.500 hectáreas.

Los cítricos mantienen su posición, pues aunque hay unas 3.000 hectáreas menos de limón (por la presión turca y de los países del hemisferio sur), las naranjas se mantienen con 9.200 hectáreas y las mandarinas han aumentado su superficie en unas 2.000 hectáreas, superando ya las 4.800.

FUENTES

Revista Frutas y Hortalizas, anuario hortícola 2011.

CARM

El Olivo (III), Labores de cultivo

olivo

Es posible su injerto sobre acebuche (olivo silvestre). Se emplean patrones en caso de variedades de difícil enraizamiento, como Gordal o Empeltre. Los más empleados son Lechín de Sevilla para Gordal de Sevilla, Morisca para Manzanilla de Sevilla y Royal de Calatayud para Empeltre.

Se propaga sobre sus propias raíces, empleando estacas leñosas de 4 o 5 años o estaquillas semileñosas con nebulización. Estas últimas van provistas de unos 3 pares de hojas que nunca han de proceder de chupones o pollizos; se recogen en septiembre – octubre o en febrero – abril, realizándose una preplantación en invernadero; una vez que la estaquilla ha producido algún brote (45 – 60 días) se trasplanta a maceta y se produce un endurecimiento al aire libre de unos 10 meses. De ahí se obtienen plantas con cepellón que pueden plantarse durante cualquier época del año.

Las densidades de plantación son muy amplias (20 – 400 árboles/ ha). Una opción muy arraigada es colocar 70 – 80 olivos/ha con 3 troncos cada uno; en caso de plantaciones con un tronco, podemos encontrar unos 200 -250 pies/ha; las plantaciones más modernas pueden llegar a los más de 300 pies/ha en regadío.

La producción en secano se inicia al quinto año de plantación, mientras que en regadío lo hace al tercero, con los máximos de cosecha al décimo (10000 kg/ha) y al octavo (12000kg/ha) año respectivamente. La vida productiva del olivo es de unos 20 – 40 años.

Se recomienda una poda a un solo tronco, algo así como el sistema de vaso español, pues se adapta a los vibradores. La poda de mantenimiento es mínima, debe permitirse un buen sombreo en las ramas principales, además, la cosecha se da en ramos de 1 año, por lo que no debe cortarse mucha madera.

Es una especie que no necesita de fertilización, aunque siempre será positivo. Pueden realizarse aplicaciones foliares en primavera.

Las plagas y enfermedades más comunes son:

  • Mosca del olivo; realiza puestas en frutos recién cuajados, done las larvas hacen sus galerías; tiene unas 3 – 5 generaciones al año y produce daños tanto directos como indirectos que disminuyen en gran medida la calidad del aceite.
  • Repilo; provoca defoliación y deformación de frutos.
  • Prays olea; lepidóptero que afecta a flores y frutos.
  • Lepra del olivo; necrosis deprimida del fruto que queda en color pardo – oscuro.
  • Tuberculosis (Pseudomonas sp.); se trata de una bacteria que produce tumores y agallas.
  • Verticilosis; micosis radicular que seca al árbol.

El Olivo (II), Variedades

800px-Oliva_hojiblanca

Existen una gran cantidad de variedades, siendo la más importante de España la Picual. Esta se ubica principalmente en Andalucía y tiene un alto contenido en aceite (27%), aunque de una calidad organoléptica media. No es una especie vecera y tiene una fácil recolección. El fruto es negro, ovoidal y algo asimétrico.

La segunda especie en importancia es la Hojiblanca, con un contenido de aceite del 17% y una buena calidad organoléptica. Es vecera y tiene una alta resistencia al desprendimiento, con lo que su recolección es algo más difícil. El fruto es de color violeta – negro, ovoide y simétrico.

La variedad Cornicabra es la más importante de Castilla La Mancha y Extremadura. Tiene doble uso y un contenido en aceite del 19%, junto a una buena calidad organoléptica. Es vecera y de alta resistencia al desprendimiento. Su fruto es negro – rojo – vinoso, alargado y asimétrico.

La Morisca se cultiva en Badajoz y Sevilla. Tiene un alto contenido de aceite (22%) y una enorme resistencia al desprendimiento; es de doble uso. Su fruto es negro ovoidal y simétrico.

Empeltre es la variedad más cultivada en Aragón, con un 18% de aceite y una buena calidad organoléptica. De fácil cosecha, su fruto es negro – alargado y asimétrico.

La última de las variedades más importantes de Almazara es la Alberquina, de Cataluña, con un 20% de aceite y tolerante al frío. Sus frutos son pequeños, negros, esféricos y simétricos.

En variedades de mesa sobresalen la Manzanilla y la Gordal de Sevilla. La primera es la más internacional, de color negro, esférica y simétrica; también empleada para producción de aceite. La segunda es exclusiva de mesa, no tiene una gran calidad, pero si un gran tamaño.

En la Región de Murcia destacan las variedades:

  • Lechín de Granada (de cuquillo); de doble uso; con gran producción de aceite y muy buena calidad; vecera; negra, ovoidal y ligeramente asimétrica.
  • Blanqueta; variedad de almazara, con gran producción de aceite y buena calidad; no es vecera; su fruto es rojo vinoso, esférico y simétrico.
  • Callosina, también conocida como Cornicabra murciana; produce un aceite de buena calidad; es negra, alargada y asimétrica.
  • Mollar de Cieza; una de las más tempranas, su producción de aceite es baja, aunque la calidad del mismo es bien alta; el fruto es negro, ovoidal y asimétrico.

En el siguiente enlace podemos ver la enorme mayoría de especies que existen en la geografía de nuestro país, con fichas individuales de cada una de ellas:

http://www.variedadesdeolivo.com/variedades_de_espana/